Visítanos en:

Compartir en Facebook Ingresar a Pinterest

Los beneficios de consumir pescado en el embarazo

Investigaciones recientes revelaron que el pescado es más que una simple opción de consumo de proteínas animales y que en el caso de mujeres embarazadas representa una fuente de beneficios para el desarrollo de sus hijos y su propia salud. Las grasas contenidas en algunas especies proporcionan mejor que ningún otro alimento el tipo de grasa vital para el desarrollo normal del cerebro en los niños por nacer y en los recién nacidos. Una saludable alimentación durante el embarazo ayuda al feto a desarrollarse correctamente, y si se consumen los pescados indicados en la cantidad pertinente, estos pueden ser altamente beneficiosos para el bebé y la mamá, tanto en prevenir como en mejorar condiciones de vida. Las mujeres que tienen embarazos frecuentes, por ejemplo, pueden agotar el suministro materno de ácidos grasos esenciales y hacer que los hijos de los últimos embarazos carezcan de este elemento nutritivo vital; por eso los ácidos grasos de algunos pescados como el atún y las sardinas son una opción acertada para la alimentación de las mujeres embarazadas o lactantes.

Médicos obstetras especialistas han reforzado esta recomendación de comer pescado durante el embarazo especificando un consumo de dos veces por semana. Esto se debe a que un estudio publicado por Obstetrics & Gynecology (publicación oficial del American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) sugiere una reducción del riesgo de parto prematuro en embarazadas que comen pescado varias veces por semana. Estas mujeres serían un 40% menos propensas a tener un parto prematuro que quienes consumen pescado menos de una vez al mes.

Por otro lado, el consumo de pescado previene al niño de desarrollar trastorno por déficit atencional con hiperactividad. Esto cuando se consumen ciertos tipos específicos de pescado, como salmón; sin embargo, las embarazadas deben evitar el consumo de pescados que contienen altos niveles de mercurio, como tiburón, pez espada y atún fresco.

Además, el pescado es una opción saludable como fuente de ácidos grasos omega 3, que es uno de los diez nutrientes esenciales en el embarazo. Lo importante es tener cuidado a la hora de elegirlo: el atún en lata, el salmón y los camarones son buenas opciones para cumplir con las dos raciones semanales que toda embarazada debiera considerar en su dieta.